Itinerario de nuestra ruta por la India y Nepal en Septiembre-Octubre de 2017


El año 2017 nos decidimos a conocer un poquito de Asia. De entre todos los lugares increíbles que hay por esa zona, elegimos el norte de la India y Nepal. Aquí dejamos un esquema de la ruta que seguimos. Si quieres saber más, sigue leyendo:

1. Valencia - Zurich - Delhi
2. Delhi - Katmandú
3. Katmandú - Pokhara
4. Pokhara - Chitwán
5. Chitwán - Birgunj
6. Birgunj - Muzaffarpur
7. Muzaffarpur - Calcuta (Kolkata)
8. Kolkata - Port-Blair
9. Port-Blair - Havelock - Port-Blair
10. Port-Blair - Kolkata 
11. Kolkata - Varanasi (Benarés)
12. Benarés - Agra 
13. Agra - Delhi
14. Delhi - Zurich
15. Zurich – Valencia
16. Valencia - Zaragoza


1. La salida desde España

Vivimos en Zaragoza por lo que solemos salir desde Madrid o Barcelona. Pero esta vez encontramos una oferta, 550 euros ida y vuelta,  que salía desde Valencia. Esta oferta implicaba hacer transbordo en Zúric , pero nos dejó unas cuantas horas para visitar la ciudad, así que fue genial.
Salir desde el aeropuerto de Manises, Valencia tiene bastantes ventajas. Se trata de un aeropuerto pequeño, y por lo tanto muy tranquilo. 
Nos fuimos en coche a valencia y pudimos dejar el coche aparcado en el barrio de Manises, que está a tan solo una parada de metro del aeropuerto. 
Hemos volado desde diferentes aeropuertos y el de Valencia nos parece muy cómodo, así que siempre miramos si nos encaja este primero.

2. Una vez en Delhi

Delhi

Nada mas aterrizar en Delhi ya te das cuenta que estás en la India. Llegamos de noche y atravesamos la ciudad en Tuktuk, la entrada de nuestro alojamiento estaba en la parte de atrás de una tienda de muebles. 
Dejamos los trastos y salimos a pasear. La calle estaba llena y la gente cenaba en diferentes puestos callejeros.

Estábamos a las afueras de la ciudad, un lugar barato y muy divertido en el que no había ningún turista. Pasamos tres días conociendo Delhi. Lo que más nos impactó fueron los árboles espectaculares que había por toda la ciudad y el caos que reina en todas partes.

Fuimos a visitar el fuerte rojo, un lugar impactante y bonito.

Fuerte rojo

Fuerte rojo

Ficus Religiosa

Los ficus son higueras sagradas en muchas partes de Asía y en especial en la India, son árboles sorprendentes que producen unas raíces aéreas que bajan hacia el suelo como las lianas.
Producen una gran sombra y sus frutos son comestibles, los más habituales en la India son El Ficus religiosa (Higuera sagrada) y el Ficus Benghalensis (Higuera de bengala)

Fuerte rojo

Fuerte rojo
Tras unos dias en Delhi nos fuimos en avión a Katmandú.

En Nepal - Katmandú
Después del caos de Delhi, Nepal resulta muy relajante.
Al llegar al aeropuerto a hay que rellenar unos papeles para el visado junto con fotos de carnet, que nosotros teníamos preparadas desde España. Para pagar la tasa del visado hay que tener dólares o Euros, no admiten rupias.
Ese es todo el trámite que hay que hacer para el visado, nada mas bajar del aeropuerto.


Vistas de la ciudad de Katmandú desde las afueras.

 La capital no deja de ser caótica pero en menor medida que la India, solo teníamos reservadas las dos primeras noches de hotel en Delhi, así que a partir de Katmandú, los fuimos reservando sobre la marcha  o bien desde el móvil (aprovechando wifi) o bien al momento.


Plaza comercial de Katmandu
Una de las cosas que no se puede dejar de visitar si te gusta la naturaleza y un poco de tranquilidad, es el jardín de los sueños ( Garden of Dreams) esta en la misma ciudad, hay que pagar muy poco y es una auténtica pasada.


Flor de nenufar


Helechos arbóreos junto a estatuas


Buganvilla con forma de árbol


Columpio típico de Nepal, hecho con bambú gigante.

 En Katmandú conseguimos buenas vistas y tranquilidad reservando habitaciones con acceso a azoteas comunitarias, las cuales suelen ser verdes y muy bonitas.


Azotea en Katmandú
Nos encontramos con una pareja de Israel que nos habló de las Islas de Andamán.
Nos gusta mucho la naturaleza y las zonas tropicales, así que solemos ir a sitios en los que tenemos cerca playas paradisíacas.
Habíamos estado mirando varias islas para poder escapar unos días, una opción era ir a Maldivas, pero se descartó rápido, ya que con nuestro visado solo podíamos salir y volver a  entrar en India una vez, y ya  lo habíamos gastado cruzando la frontera con Nepal.
Así que solo nos quedaba pensar en playas paradisíacas pero sin salir del país, una opción era el sur de la India zona de Goa etc, pero ya que estábamos queríamos algo menos turístico.
Pensamos en ir a Maquedivas (unas islas que pertenecen a la India) pero al final decidimos ir a las islas Andaman , uno de los lugares más aislados del mundo, con una historia muy peculiar.
Nos pareció una opción muy buena para no quedarnos con ganas de playa, pero el vuelo solo salía desde Calcuta, con lo que nuestra estancia en Nepal se redujo a solo una semana. Por este motivo tras solo dos días en Katmandú nos marchamos a Pokhara.


Perros Callejeros

Perros callejeros por todas las zonas de la ruta, como estos dos hermosos hermanos echándose la siesta, suelen convivir sin molestar a la gente y la gente los suele respetar, aunque estos perros en zonas que no son su hábitat como grandes ciudades contaminadas suelen estar más enfermos y en peores condiciones y dan bastante lástima.


Andamios de Bambú
El bambú en Asia lo es todo, tiene miles de usos y uno de ellos es la construcción de andamios.
Katmandú es una ciudad tranquila, amable y pintoresca. Con muchos templos y jardines que ver, así que nos quedamos con ganas de mas.

Zona de lavado

Pokhara
El viaje a Pokhara te deja sin palabras, camiones y autobuses por pistas de tierra imposibles, donde abundan las motos con suspensión como medio  de transporte, aprovechando para viajar 3 o 4 personas.

Parking

Las vistas son alucinantes y te vas dando cuenta que estas en el Himalaya, son unos 200km que en el Bus cuesta unas 6 horas y media, solo con ese dato nos podemos dar cuenta del desnivel y del estado de las pistas.
Al llegar a Pokhara aún estaba el Monzón, así que el tiempo estaba lluvioso aunque la temperatura era agradable. La ciudad es bastante turística debido al tema del montañismo, en la calle principal y en general cerca del lago, hay muchas tiendas orientadas a la montaña y a la artesanía junto con terrazas y restaurantes.

Azotea con césped natural en Pokhara


Azotea del Hotel

Las plantas son un elemento muy importante en muchas casas de Asia , pocas azoteas habrá en Europa con césped natural


Lago de Pokhara

Alquilar una canoa y navegar por el lago es muy recomendable, las vistas son una pasada.
Tuvimos mala suerte con las vistas a los picos de 8000 metros debido a las nubes del Monzón, pero el último día cuando marchábamos a Chitwan, tuvimos la oportunidad de ver las cumbres.


Si esta despejado las cumbres de 8000m , se ven desde cualquier parte de la ciudad.


Estación de autobuses de Pokhara

Chitwan

Si el trayecto de Katmandú a Pokhara es impactante, el de Pokhara a Chitwan aún es más alejado de toda civilización , y mucho más duro.
Viajamos sentados en la cabina del conductor junto con 6 personas más, en un espacio de unos 2,5 metros cuadrados, el autobús estaba repleto.
Hubo varios percances al cruzarse nuestro autobús con otros vehículos grandes en curvas de puertos de montaña, son caminos sin asfaltar que van atravesando ríos que bajan del Himalaya, es alucinante ver la destreza de los conductores.
En un momento hubo un atasco de una hora y media en una curva, con nuestro autobús junto a un acantilado y otro autobús pegado a la roca de la montaña, y al final con mil maniobras y toda la gente bajada de los autobuses consiguieron solucionarlo.
Llegar a Chitwan es un panorama muy diferente, la geografía es totalmente plana. Solo se ven las montañas al fondo.

Muchos elefantes están en malas condiciones, y son lo que demanda el turismo.
Montarse cuatro personas a la vez sobre una plataforma de hierro en el elefante está de moda, es un turismo muy poco respetuoso, no seas cómplice de esta tortura.
Hay otras manera de ver elefantes, en estado salvaje, en santuarios, o en zonas agrícolas, pero en los parques naturales son solo dinero.
Es un lugar bastante selvático pero a la vez tiene zonas que recuerdan a la sabana, parece que estas en África, tanto por las construcciones como por la fauna.
Al bajarnos del bus nos esperaban un montón de coches dispuestos a ofrecernos alojamiento. Nosotros habíamos reservado uno, pero no nos acordábamos de la referencia, así que un señor muy majo nos llevó a dos o tres hasta que lo encontramos.
Nuestro hospedaje fue Chitwan Gaida Lodge.
Está pegado al parque natural y es bastante económico. Tienen un gran edificio de tres plantas y estilo colonial y cabañas integradas en el jardín. Las cabañas son más caras así que nos alojamos en las habitaciones del edificio colonial.
Cabañas del Lodge
Este edifico tiene grandes terrazas en las que cada habitación cuenta con su propio espacio de dos hamacas y una mesa. Las vistas desde aquí, al ser un tercer piso se nos quedaron en la retina, era una panorámica de la selva donde se escuchaban monos por la noche y todo tipo de aves.
Al llegar nosotros pedimos que estuviera en la parte alta, y aunque no había ascensor, merecía la pena solo por tomarte algo con vistas infinitas a la selva y al Himalaya.
Todos los alojamientos son parecidos, cabañas de madera, muy chulas pero sin vistas, y construcciones con mucho encanto estilo africanas, mas baratas y con las mejores vistas, a la vez que una gran intimidad.


Cocodrilo
Hacían muchas excursiones, y para entrar al parque había que pagar, y no era nada barato y nuestro presupuesto como el de muchos viajeros por Asía era el mínimo, así que decidimos dar una vuelta al atardecer por una parte de la selva que no era parque, y que solo la separaba de la parte de pago un gran río, no se si la casualidad o el destino hizo que nos cruzáramos con un fotógrafo nepalí que iba por su cuenta y nos dijo que le siguiéramos, pues esa misma tarde vimos osos, y cocodrilos al atardecer.


Oso y pavo real

A la vuelta ya nos fuimos hacia nuestro hospedaje muy contentos con lo que habíamos visto, solo nos faltaba ver rinocerontes y tigres.

En el gigante jardín del lodge se cenaba barato y bien. Os recomendamos el arroz con frutos secos y los momos que eran deliciosos.
Al día siguiente volvimos a hacer una ruta por nuestra cuenta y vimos muchos rinocerontes a muy pocos metros nuestros, vimos también algún elefante lejano,  pavos reales , multitud de aves y cientos de especies de plantas y árboles.


Rinoceronte


Rinoceronte

Coincidimos una noche en el jardín con una pareja de gallegos, y ellos con la excursión contratada no habían visto ni un animal, así que aunque nos faltó ver tigres, que es algo muy complicado, tuvimos mucha suerte. También hay que comentar que en estas excursiones son en grupo, aunque los guías se conozcan la zona, no dejas de ir con un grupo multitudinario y otro tantos grupos que acuden al parque y con mucho más ruido, y para rematar muchos turistas van montados en grupos de 3 o 4 personas, en elefantes y estos dan mucha pena y tristeza, es un turismo muy poco respetuoso con los animales , es mejor ir andando y visitar un santuario de elefantes a que seamos un turista más que contribuye a la esclavitud y maltrato animal.
Estuvimos tres noches y de ahí partimos hacia nuestro largo viaje a Calcuta para coger nuestro vuelo a las Islas de Andamán.

4. El viaje hacia Andamán

Nuestro vuelo hacia Andamán salía desde Calcuta. Existen tres pasos de frontera entre Nepal e India. Nosotros decidimos pasar por Birgunj, a pesar de no encontrar nada de información. 

Craso error. No habían visto un turista en años. Es el paso habitual de comerciantes hindúes y nepalís.

Birgunj

Niño descansando 
La frontera entre Nepal y la India es muy pobre, son lugares de paso de cientos de comerciantes y personas en busca de una vida mejor y algún que otro viajero.

El día de a día de mucha gente de la India

En la frontera la gente no suele llevar buena cara, sus caras describen su dura vida.

Comerciante cruzando la frontera.

Muzaffarpur

Acostumbrados a hacernos las rutas desde los mapas decidimos ir hacia Calcuta pasando por Muzaffarpur, que en el mapa parecía una ciudad grande. 
Llegamos sobre las 9, es decir de noche. Segundo error. No teníamos reserva de hospedaje con lo que nos bajamos del bus y empezamos a preguntar. No había ni una sola persona de todas la que nos rodeaba que hablara ingles, de hecho parecían muy sorprendidos de ver algo tan raro como dos personas de fuera.
Sin internet en los móviles para traducir o buscar alojamiento parecía la cosa complicarse.
En ese momento apareció un chico de unos 18 años, que acababa de llegar de estudiar de Delhi, y por suerte hablaba ingles.
Nos comentó que era difícil que encontráramos nada a esas horas y en esa ciudad, así que nos recomendó una casa particular que hacía de hostal. Estábamos tan cansados después de unas 9 horas de viaje que nos dejamos guiar.
Terminamos durmiendo en una habitación con huecos en lugar de ventanas, donde salías al balcón y las vistas daban auténtico miedo y aún encima ese balcón al ser alargado se compartía con otras familias que estaban en otras casas.
 No pagamos más de 5 euros, entre los dos, pero uno de los dos salimos de ese lugar con unas 100 picaduras de pulga y una infección de Rikketsia, pero esa es otra historia.

A la mañana siguiente seguimos con nuestro viaje hacia Calcuta en un "maravilloso" bus de pasajeros con cama, unas 12 horas en uno de los viajes mas hostiles que recordamos.

Eso sí , excepto por el triángulo turístico del Taj majal, ningún autobús lleva baño, así que te las tienes que ingeniar para mear o lo que te pueda surgir en doce horas de trayecto , en una bolsa (si es que la llevas) en tu compartimento de la cama, mientras el bus va pegando botes por carreteras sin asfaltar y llenas de agujeros , grietas, ríos, basura, animales etc.
Peluquería callejera con buena lista de espera

Entonces ves cada cierto rato como alguien tira algo desde su ventana, da igual que pases por el campo o que atravieses una ciudad, da igual si es una bolsa con tus necesidades o son los restos de la cena, estás en la India y nadie se va a asustar de ver salir algo de una ventana, ellos o la gran mayoría tristemente lo ven como algo muy normal ya que tienen otros problemas , como sobrevivir un día más.
En los autobuses de pasajeros, aprovechan para llevar carga en el techo, e incluso pasajeros
Si quieres conocer la india, te sugiero viajar en uno de esos. 

Vistas de las camas del autobús

Comida sospechosa
El conductor de autobús en alguna ocasión para en mitad de la nada en puestos callejeros de comida, así que siempre aprovechábamos para comprar alguna cosa hasta la siguiente parada.

Niña colaborando con las tareas doméstias diarias: Ir a por agua

5. Andamán
Nuestra estancia en las islas Andaman se puede definir como amor y odio en el paraíso.
Nada más llegar al aeropuerto, aunque pertenezca a la India, al estar en ultramar y ser una reserva natural, donde aún resiste la tribu más aislada del mundo, te hacen rellenar como otro visado, te hacen preguntas y te dan un permiso de tiempo para estar en las islas, no recordamos cual era el máximo de tiempo pero creemos que 30 días y se suele terminar tu permiso en la fecha de tu vuelo de vuelta, si no sales en esa fecha estas incumpliendo la ley, te preguntan que vas a hacer a que te dedicas y te dan las normas junto con las islas que puedes visitar, siendo de nacionalidad de fuera de la India solo puedes visitar 4 o 5 Islas, mientras que si eres de nacionalidad India puedes visitar varias islas más.

Isla de Port Blair desde el aire

La que está terminante prohibida tanto para Indios como para resto de personas es la isla Sentinel del Norte, que es la actual casa de la tribu Sentinel, una tribu que llego de África hace unos 75.000 años y que lleva desde entonces aislada del mundo exterior, sin ni si quiera conocer el fuego.
La exploración actual de la isla no ha sido posible, debido a la hostil actitud y a la poca apertura de la población local hacia toda clase de visitantes y extranjeros, que ataca a cualquier intruso hasta la muerte.
Isla Sentinel del Norte desde el avión, actual territorio de una de las tribus más aisladas del mundo.

En la actualidad, las autoridades indias reconocen el deseo de los isleños de quedarse solos y restringen su papel al control remoto, sin responsabilizarse de posibles muertes en caso de incursiones ilegales por parte de forasteros.

Las leyes indias no se aplican a los sentineleses, que gestionan de forma interna sus propios asuntos. Por lo tanto, la isla puede considerarse una entidad soberana bajo protección india, si bien los propios sentineleses ignoran la existencia de dicho país y su pertenencia al mismo.

Nada más llegar a Port blair nos dirigimos al puerto para tomar un ferry a la isla de Havelock, habíamos intentado sin éxito reservarlo en internet durante dos o tres días pero las paginas no funcionaban, ni si quiera la oficial del gobierno y luego ya vimos que parecía que esto fuera a idea.
Llegamos al puerto, y vemos varias ventanillas y mucha fila en cada ventanilla, por una lado estaban las filas de lo hombres y por el otro lado la de las mujeres, así que cada uno a intentarlo por un lado, al rato te das cuenta que si en cada fila había 30 personas, solo 3 o 4 eran extranjeros, y que tenías que unirte a ellos para hacer grupo y conseguir que no se te cuelen , así que nos juntamos cada uno con chicas y chicos de Israel, al rato vas viendo como llegan familiares que se cuelan , como tienes que discutir con todo el mundo, pero sorpresa,......al llegar a la ventanilla nos dicen que no quedan billetes, y luego ves como al de delante (indio) y al de detrás (indio) se lo venden, vamos que ni los chicos en su fila ni las chicas en la suya conseguimos ningún billete, pero no solo billetes para ese día, sino que te decían que no quedaban para los tres siguientes días, y para el cuarto día aún no se podía reservar, mientras veías como los grupos de indios y de indias se te reían en la cara al comprar sus billetes, no podíamos hacer mucho más, incluso el policía que rondaba por ahí estaba en el ajo, y defendía esta injusticia, y que nos marcháramos.
Nosotros hartos y muy cabreados  dijimos, nos vamos por esta isla y que le den al ferry, pero al salir del puerto nos dice un niño que hablaba inlgés con un tuc tuc, ¿oye no querréis billetes de ferry para ir a havelock?, yo os puedo conseguir.
Le decimos que a cuanto, vimos que un poco más caro que en ventanilla, pero dijimos vamos, total nos lleva a una oficina donde nos lo ofrecen de reventa, entonces entendimos todo.
Ahí a los turistas no les suelen vender billetes en ventanillas y te pueden fastidiar las vacaciones, solo puedes comprarlo de reventa a gente que lo ha comprado ya y luego se los venden a los turistas, que es lo que hacen para sacarse dinero algunos isleños.

Nuestro error fue que solo teníamos dinero para pagar el billete de ida, y no el de vuelta, la tarjeta no nos funcionaba en cajero de la isla , pero nosotros pensábamos que era porque no había dinero y tenía que llegar, esto fue una gran cagada, nada más que el niño nos dejo en el ferry, no se nos olvidará su frase.........os dije que comprarais ida y vuelta, luego no podréis volver.
Nada más llegar el grupo de Israel nos preguntó que habíamos hecho , les contamos la película fueron en busca del niño y también consiguieron sus billetes de reventa.

Pensamos, nada más llegar compraremos los billetes de vuelta que habrá......ilusos.
Cada día por la mañana en vez de disfrutar de paraíso íbamos a las oficinas del ferry al campo de batalla a discutir, a que no se te cuelen y todo para nada.
Ventanilla de hombres, cada día nos tocaba intentar conseguir un billete de barco para poder volver, y esto era lo que te encontrabas.

Vamos a contar un poco como solucionaremos este tema y luego hablaremos del paraíso.
Después de 3 días a pico y pala en las ventanillas del ferry sin ningún éxito y pensando que no salíamos de esta isla en mucho tiempo y que en 3 días salía nuestro vuelo de la isla de al lado a Calcuta y que en 6 días salía nuestro vuelo a España desde Delhi a unos 1800 km de donde nos encontrábamos, nos empezó a entrar el agobio en el paraíso, así que volvimos a hacer grupo para conseguir el objetivo con gente de Israel que otra vez estaba en nuestra situación, nos sorprendió que la única nacionalidad que estaba de turista por esas islas eran todos de Israel.
Total que empezamos a buscar soluciones contra esta injusticia, y en esta ocasión ni si quiera de reventa las vendía nadie en la calle, los de israel perdían el vuelo en 2 días y nosotros en 3 y habría sido el principio del caos, sin dinero sin poder volver, y sin que los móviles nos funcionaran para llamar, solo wifi en un lugar en concreto al que íbamos a tomar algo.

Total que a una chica del grupo se le ocurrió una gran idea que fué lo que nos salvó, como al llegar a la otra isla (Port Blair) nos hicieron firmar un papel declarando a que islas íbamos a ir y en cuanto tiempo teníamos que abandonarlas para volver a la India continental , decía de comentárselo a la policía ya que en dos y tres días estaríamos incumpliendo la ley al no poder salir de ninguna manera.

Total que fuimos en busca del único puesto de policía que había en la isla , el hombre no hablaba apenas ingles pero entre gestos y demás no hicimos entender entre todos, y el hombre comprendió lo que estaba pasando, a los de Israel que tenían más prisa les hizo un documento de que con eso, si o si les tenían que vender un billete del ferry en ventanilla , pero a nosotros de repente dijo que volviéramos mañana que aun no quedaban tres días, pero aun así le dijimos que nos pusiera como un papel con la fecha, e insistiendo nos hizo caso pero nos lo puso con un papel un sello y una fecha , así que podíamos ir en dos días y aun así teníamos muchas dudas de lo que podía pasar en ventanilla, tanto en grupo de Israel como nosotros dos, ya que los que vendían los billetes  nos conocían, y nos teníamos manía mutua de otros días y con los extranjeros eran muy racistas.

 Por otro lado, te das cuenta de que estas en un sitio muy especial, donde la gente y el lugar que te rodea es único en el mundo, esos paisajes se quedarán en nuestra memoria para siempre.
Es realmente el paraíso. Playas turquesa sin apenas corriente, con bosques de manglares y palmeras que llegan hasta la orilla. Carreteras rodeadas de verde y animales sueltos.
A pesar de la sensación generalizada de tener que estar a la defensiva constantemente en todas partes encontramos gente amable. Esta isla no fue la excepción. 

Havelock 
Esos tonos azules y arena blanca son el lugar perfecto para pasar unos días, es duro el viaje, pero mereció la pena , no se si volveremos a estar en un lugar así.

Arroz con frutos secos
No había wifi en nuestro camping, así que aprovechábamos para ir a comer a un bar uno de los mejores arroces que hemos probado nunca y buscar en internet como seguir con la ruta.


Estas curiosas formaciones en la arena las hacían los cangrejos, que abundaban en toda la arena.

No todo eran playas paradisíacas, en el único lugar concurrido de la isla en los laterales había mucha basura, el mayor turismo de estas islas son gente adinerada del continente Indio, y todo van a la misma playa, en el resto estás solo, junto con lugareños y algún escaso turista

 Playas repletas de corales, tanto en la arena como en la orilla, un lugar perfecto para hacer bucear o hacer snorkel, aunque hicimos solo esto último por el bajo presupuesto que teníamos, fué una auténtica pasada ver las barreras de coral y la cantidad de colores que puede haber bajo el océano Índic

Las hermosas y solitarias playas de la isla de Havelock son el verdadero paraíso

Cocoteros germinando en las orillas

Elephant beach

La playa de Elephant beach es un auténtico espectáculo, solo para llegar hay que andar por la selva durante alguna hora, no se puede llegar en vehículo y el camino es alucinante con todo tipo de especies tropicales, como Amorphophallus.
Al llegar a la arena el manglar toca prácticamente el mar, así que ves vegetación en la misma orilla, es una buena playa para hacer snorkel y estar solo.

Interior de la selva con cabañas y jardines  de lugareños

Port Blair
Con una población de unos 100.000 habitantes, es la ciudad más poblada de las islas Andaman, te recuerda levemente que estas en la India, pues todo es muy diferente, desde la cultura,  la manera de ser de los locales, y hasta los rasgos físicos.
 En esta isla paseamos, ya mas tranquilos, por diferentes parques y hasta nos dedicamos a charlar con la gente local. Así conocimos a unos chicos de unos 18-20 años originarios de Calcuta que estaba en Port Blair por trabajo y se morían de ganas de escapar de la India.

Puestos callejeros de Port Blair donde encuentras todo tipo de frutas tropicales.

Si en la isla vecina de havelock vimos algo turismo, sobre todo de Israel, en Port blair apenas vimos a ninguno en dos días, por lo que fuimos el centro de atención, tanto por las calles, como al entrar a los supermercados, donde nos seguían grupos de trabajadores allí a donde nos movíamos, creemos que era por si robábamos. En los supermercados de la India continental cuesta hacer la compra al desconocer muchos productos, pero en estas islas era misión imposible.

Cartel de peligro cocodrilos.

Cerca de la capital hay muchas playas, pero si queremos un poco de tranquilidad y que no nos sintamos observados por ir con poca ropa, lo mejor es ir a otras zonas de la isla.

El parque de Gandhi de Port Blair.
Un lugar donde poder observar la vida de los lugareños y bastantes plantas y árboles muy interesantes. Parece ser que es uno de los pasatiempos en tardes soleadas, salir a pasear al parque y buscar un lugar tranquilo donde sentarte a la sombra.

Flor de Nenúfar

Estanques repletos de nenúfares 

De las islas Andaman nos dirigimos dos días a Calcuta.

Calcuta (Kolkata)
Calcuta es un lugar peculiar y a diferencia de nuestra experiencia en otras ciudades de la India, al caer la noche en Calcuta la ciudad cambia por completo y se convierte en una ciudad más hostil, donde ni si quiera puedes parar un taxi por la calle, porque directamente no paran por seguridad.
 Hay mucha gente enferma y bastante pobreza.  

En esta imagen, una tubería reventada es aprovechada para, fregar, cocinar, ducharse etc
Visitamos el hogar de Teresa de Calcuta, un barrio bastante impactante, aunque parecido al resto de la ciudad, y alguna vuelta por el centro y poco más.

Foto de la habitación de la Madre Teresa de Calcuta

Los techos de las furgonetas y autobuses son un medio de transporte más

Es la zona en la que más niños ves por la calle en muy malas condiciones.

Enfermedades , hambre y pobreza, son las tres palabras de la mayoría de la población.

Sin duda alguna la ciudad más pobre de las que visitamos

Imagen del delta del Ganjes desde el aire
Un paso de cebra cualquiera
La ciudad de Calcuta es tan lluviosa y húmeda, que muchas plantas y árboles nacen en las casas deterioradas.

Después de hacer una fila para comprar los billetes en la estación de tren, nos dicen que los turistas ahí no pueden comprar. Así que tuvimos que coger un ferry para cruzar el río e ir al otro lada de la ciudad, allí nadie sabia donde estaba la oficina, ni los policías si quiera, nos empezamos a desesperar, hasta que vimos a una pareja que parecía de fuera, nos acercamos y resultaron ser alemanes, les preguntamos y ellos nos guiaron.
En la oficina estábamos nosotros y todo gente de otros países de Asía, los que atendían apenas hablaban inglés, después de una larga espera y  gracias a la ayuda de un joven chino que con su móvil traducía todo con la voz, nos fuimos con el a buscar un lugar que hiciera fotocopias de nuestro pasaporte, ya que estaba en la misma situación que nosotros, parecía que era buscar una aguja en un pajar, pero a final gracias al chico que nos acompañaba, encontramos una mujer con una maquina de hacer copias, literalmente en la calle con la luz pinchada.
Después de varias preguntas y papeleos, conseguimos los billetes de tren nocturnos de Calcuta (Kolkata) a Varanasi (Benares)

Varanasi  (Benares)
Después de dos días en Calcuta fuimos directos a Varanasi en un tren que tampoco olvidaremos.
Tras estar varias horas en "seguramente" una de las más transitadas y peores estaciones de tren del mundo, y de haber perdido la cartera con pasaportes y dinero durante unos 10 minutos en este lugar, con el consiguiente susto mortal.
Un lugar difícil de explicar en donde no te apetece ni siquiera hacer una foto, rodeado de gente entre vías de tren, apenas te puedes mover y con tantas ratas como personas, cogemos el tren hacia Varanasi, unas 12 horas casi todas nocturnas y con muchas paradas.
A estas alturas estábamos cansados, un poco desnutridos y con algo de ganas de volver a casa.
Nuestro vagón era de litera triple, y en nuestro espacio estábamos 6 personas nosotros , una pareja de ancianos y una pareja joven todos ellos de la India, enseguida bajamos las camas y nos pusimos a descansar, ellos ya sabían lo que venía, conforme el tren hacía paradas la gente se iba colando en los vagones, desde niños que iban a la escuela, hasta personas mayores que apenas podían moverse.
En el tren si no llevas comida y bebida no pasa nada, cada 5 minutos alguien viene a venderte algo y te ofrecen de todo.
Total que como cada vez había más y más gente de pié al final los 6 acabamos compartiendo nuestra diminuta cama, hasta el punto de estar 5 o 6 personas en cada cama, así pasamos las siguientes 8 horas, con gente dormida por los suelos, y gente tocando la pandereta, pero nosotros éramos el centro de atención al ser los de fuera, teníamos miradas de varios minutos desde cualquier ángulo.

Llegamos a Varanasi

Es totalmente recomendable pasear por esta ciudad, mezclarte con sus gentes y probar la excelente comida. Fue en este lugar donde recuperamos el apetito y con el las fuerzas para seguir disfrutando de lo que nos quedaba de viaje.

Funeral en el río

Llegamos al atardecer a esta hermosa ciudad, nada más llegar dimos un paseo por la rivera del Ganges. 
Es en esta ciudad donde nos reconciliamos con este curioso país. 
Y es que, una vez que aprendes a moverte entre los indios, aparece un lugar muy especial. Lleno de misticismo, dioses y creencias populares, en esta ciudad pasamos tres días muy relajados ya que están más acostumbrados al turismo.

En Benares (Varanasi) nos alojamos en un guest house, en la parte vieja pegada al río, una zona llena de callejuelas donde es bastante difícil orientarse, pero por lo demás el alojamiento era un lugar tranquilo con zonas comunes al exterior donde coincidimos con viajeros y pasamos buenas noches tomando algo.

Vistas de la ciudad


El río es el centro de la vida de muchos e los habitantes de esta ciudad, muchas personas rezando, meditando, pescando, bañándose, lavando la ropa etc

Muy aconsejable dar un paseo en barca al atardecer o amanecer por el río sagrado.


Un lado del río está totalmente urbanizado, pero el otro lado es una zona inundable muy extensa.


Vista de la ciudad desde el río Ganges

En esta ciudad el Cannabis es muy habitual y se vende en diferentes tiendas,  es algo muy unido a su religión

Atardece en el Ganges y llega la meditación

Agra
Tras Benarés pasamos por Agra. Lugar obligado. 
En este lugar eres un turista más. Eramos de todas partes del mundo, pero sobre todo de otros lugares de la India. 

La aglomeración es bastante patente y hay que hacer colas y tener paciencia, pero a pesar de estar rodeado de cientos de personas todo el rato, es imposible no quedarse impactado con el Taj Mahal. 
Es comprensible porqué es una de las maravillas del mundo hasta que no lo ves en persona no eres capaz de hacerte a la idea.

Taj Mahal

Las afuera del Taj Mahal están rodeadas por un parque, con algunas construcciones muy interesantes.

Es una ciudad con mucha tradición de tallar la piedra, y en las calles puedes ver mucha gente trabajándola.

En casi cualquier parte de la India puedes ver un mono, pero en plena ciudad de Agra hay zonas con mucha población 

Familias de monos viviendo en los tejados y los árboles

Delhi
Ultima noche en la India. Tras un viaje tan largo e intenso decidimos dormir cerca del Aeropuerto. 
Es un país en el que en muchas ocasiones tienes que estar a la defensiva, y es entendible ya que la gran mayoría lleva una vida muy dura en extrema pobreza. Existe también un sector de la población (La India rica) que te ve como una persona de la peor categoría, por lo que tanto con unos como con otros tendrás que aprender a relacionarte. 
Existen personas que te tratarán bien, tuvimos la suerte de encontrarnos con muchas de ellas, pero la sensación generalizada donde no existe turismo no fue siempre tan agradable

Al final teníamos algo de ganas de volver a casa rodearnos de gente que al menos, respeta tu presencia y espacio vital.  
Es un viaje agotador, duro y que no te va a dejar indiferente. 
Personalmente lo mas duro fue ver como las castas menos favorecidas llevan una vida de resignación ya que han aceptado su rol en la sociedad y solo viven el día a día asumiendo con filosofía los abusos de las personas de castas superiores que no dudan en aprovecharse de su superior posición.
Nepal y la India a pesar de tener mucha frontera terrestre y compartir algunas costumbres, son la noche y el día, Nepal es mucho más agradable, relajado y natural, la India es caótica imprevisible, y exótica. A pesar de ser mucho más pobre, la gente de Nepal tiene, en general mejor calidad de vida. En la India, o perteneces a las castas altas, o estás condenado a sufrir abusos y miseria.

Muchas personas viven en tan malas condiciones que levantarse un día más les convierte en héroes. Para nosotros solo ha sido un viaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semillas que necesitan estratificación en frío