Opinión

Textos para pensar

Covi-19 o Coronavirus. Una lección de la naturaleza

Una de las zonas con más biodiversidad en España, es sin duda la zona del Matarraña y Les Ports, entre Aragón y Cataluña

Es difícil darse cuenta que no eres más que un ser vivo más de un lugar del que poco conocemos, y una pequeña ficha en un tablero infinito. 

Pero basta un instante en medio de la naturaleza para inexplicablemente sentirlo.

En estos tiempos de noticias malas para la población, amenazada por un virus que podría dejar un antes y un después, el resto de la naturaleza empieza a respirar por unos días después de años de agonía, lugares naturales con una gran biodiversidad estaban siendo ocupados a diario por la humanidad y cada vez les dejábamos menos hueco.

Esta paralización del país y quién sabe si del mundo que estamos viviendo, solo está sucediendo en nuestra realidad, no creas que un animal salvaje ha dejado de hacer su rutina, o que los pájaros van a dejar de volar por el cielo, o que la tierra ha dejado de girar.

Aunque voy a hablaros un mundo totalmente fascinante, a  día de hoy  es  un mundo desconocido en el que la ciencia no avanza mucho, se sabe que solo conocemos  un pequeño porcentaje de lo que existe en nuestro planeta y prácticamente nada de nuestro universo.

Llevamos un camino de tal desconexión con la naturaleza, que se nos ha olvidado que formamos parte de ella y que todo lo que existe en la tierra ha evolucionado con nosotros, con lo cual todo lo que hay en ella nos influye, todo elemento que forma parte de esta naturaleza es capaz de afectarnos para bien o para mal y viceversa.

Un ejemplo de lugar totalmente equilibrado, donde convive el ser humano en armonía con la naturleza (Matarraña)
Buitres reclamando espacio en Masías abandonadas de Aragón

Por eso,  lo mejor siempre es el equilibrio y la naturaleza por si sola lo hace, y es lo que ahora mismo está sucediendo con el Coronavirus o Covid-19Que la tierra se está equilibrando

¿De qué se equilibra la tierra? De todo lo que pueda ejercer demasiada presión en el medio e intente desequilibrarla, y ahora mismo el ser humano, no sabemos si es el ser vivo que más desequilibrio y presión en el medio está ejerciendo, porque no sabemos nada de lo que nos rodea del micromundo que no vemos, pero lo que sí sabemos es que estamos generando un desequilibrio brutal, tal vez como nunca antes, y no estamos dejando zonas con equilibrio natural tan necesarias para nuestra óptima existencia.

La tierra equilibrándose, este día caluroso de verano en esta zona de Aragón, se pasó de 37 Cº a 17 Cº en menos de 20 minutos.

Ahora mismo el ser humano en algunas zonas tiene una densidad de población totalmente antinatural, en edificios que hacen posible que existan lugares con más de 50.000 personas por km2 una situación que para otra especie cercana a la nuestra no tiene parecido, ni si quiera tiene una definición, lo más parecido sería pensar que somos un gran monocultivo y estamos de manera intensiva en un lugar cada vez más artificial y menos equilibrado ( y la naturaleza hace lo posible por buscar el equilibrio, y recordemos que la naturaleza es cruel)

También se equilibra desbordando ríos que creíamos controlados, por muchas presas y cemento que les pongamos erróneamente.
Calcuta, otra megalópolis con una gran densidad de población y una alta contaminación, en este caso habría que añadir la pobreza e injusticia extrema que se vive en estas zonas por parte del resto de la mayoría de población mundial.

Todos bien sabemos que un monocultivo tiene más facilidades de ser atacado por algún agente natural (virus, patógeno, insecto, etc) y que este tenga más facilidades de salir perjudicado.

Un ejemplo actual sería pensar en la plaga de picudo rojo que afecta nuestras palmeras por España, en paseos de playa donde la comunicación entre palmeras es de pocos metros, es muy fácil que un insecto que les ataca se pase de ejemplar en ejemplar y más cuando está en un medio artificial.

Katmandú un ejemplo de ciudad contaminada con una densidad de población muy alta.
Río de Janeiro sería el ejemplo intermedio de una megaurbe con zonas de extrema pobreza y zonas con la última tecnología y totalmente artificiales. En en caso de esta ciudad, un poco como podría pasar en Barcelona, al tener buen clima, estar cerca de mar y rodeada de selvas o bosques naturales los efectos se amortiguan.

Con las anteriores palabras subrayadas se podría hacer una escala de probabilidad básica, donde el 1 es la menor probabilidad de que le afecte y 3 la máxima.

    Situación de los ejemplares de palmera -Probabilidad de que le afecte un agente natural

A-Palmera solitaria en el medio natural   = 1

B-Palmeras plantadas cerca entre sí, en el medio natural  = 2

C-Palmeras plantadas cerca entre sí, en el medio artificial  = 3

Buenos Aires sería un ejemplo de ciudad cada vez mas artificial y con cada vez menos zonas naturales cerca, esto sería comparable a la ciudad de Madrid, lugares con una altísima densidad de población y poco contacto cercano con zonas naturales equilibradas.

Seguro que este ejemplo ilustra mejor la diferencia.

La palmera A que vive en un lugar más equilibrado, tal vez la podríamos comparar con la persona que vive en un pueblo pequeño con poca gente y rodeado de naturaleza.

La palmera B que vive en un sitio equilibrado junto con muchos ejemplares, sería comparable  a vivir en una ciudad con bastante población  pero rodeado de naturaleza o cerca de ella.

La palmera C que vive en un sitio desequilibrado junto con muchos ejemplares, sería comparable a vivir en una gran ciudad, que estés rodeado de un gran medio artificial y que estés lejos de lugares naturales y equilibrados.

Pues bien ahora nosotros somos las palmeras, y el picudo es el coronavirus.

-En el caso A vives en un pueblo con poca gente y rodeado de medio natural la probabilidad de contagiarte sería  baja.

-En el caso B  vives en una ciudad con bastante población pero separada de otras poblaciones por zonas con medio natural, la probabilidad sería media.

-En el caso C vives en una ciudad con bastante población y comunicada con otras poblaciones por medio artificial, la probabilidad sería alta.

No creo que solo influya la densidad de población en la transmisión de este virus, más bien solo es un factor, el medio natural es un medio hostil para cualquier ser vivo y también es un medio hostil para cualquier material inerte (aunque un virus no está muy claro si es un ser vivo)

Con esto no quiero decir que tengamos que volver a vivir en cuevas, ni volver a vivir en plena naturaleza, ya que esto tiene otras consecuencias y la selección natural (algo que hace mucho que no nos afecta como raza, este tema es muy extenso y sería hacer otra conclusión) nos afectaría y podríamos morir por cualquier causa de la que ahora no nos suele influir. (parásitos, infecciones, hambre, depredadores, frío, etc.)

Pero tampoco nos conviene vivir en sitios totalmente artificiales, ya que somos parte de la naturaleza y que no solo la necesitamos para comer y sobrevivir, sino que también nos aporta bienestar y salud.

Lo ideal es fijarnos en la naturaleza y buscar el ansiado y difícil equilibrio.

Lo entenderás con el siguiente ejemplo, teniendo en cuenta que las tres personas son iguales

Mono reclamando su espacio en el tercer piso de un edificio de Río de Janeiro
La foto es Delhi , la India se esta quedando sin zonas naturales más rápido que cualquier otro país, a estos animales no les queda otra que acercarse a las ciudades. ya que en los campos de cultivo están considerados alimañas y son perseguidos, y bosques como tal para buscar alimento ya ni tienen,.

 persona que vive en una gran ciudad artificial contaminada (ya que no hay zonas de medio natural para equilibrarse)

B  persona que vive en una pequeña ciudad no contaminada y rodeada de medio natural equilibrado y sin intervenir lo más mínimo el ser humano

C  persona que vive en una cueva rodeado de naturaleza salvaje sin avances modernos.

¿Qué persona crees que tiene más posibilidades de vivir más años y con más salud?

Creo que está bastante claro, y es la opción B.

Es la que tiene el equilibrio de un ser racional como tendría que ser el ser humano, vivir con comodidades pero siempre en conexión y respeto con la naturaleza.

Con opción A sería más probable por ejemplo sufrir una pandemia, algún tipo de alergia o cualquier enfermedad derivada de la contaminación y de elementos tóxicos.

Con la opción C, tendríamos muchas probabilidades morir por un resfriado, una fractura o una simple garrapata.

Como ves las opciones A y C  te irían debilitando el sistema inmunológico o bien por exceso de tóxicos o bien por exceso de riesgos de agentes naturales hostiles.

Ellos nos miran , nos conocen, son muchos años de maltrato animal y poco respeto por nuestro entorno, no querrían ni vernos, pero les estamos dejando sin sitio y no les queda otra que salir a comer.

Tal vez después de esta pandemia, que por mucho que digan datos nadie sabe nada, aprendemos la lección bien y volvemos a la posición de que solo somos una ficha más en este tablero y que ahí está la madre naturaleza para equilibrarse, y  tiene un sinfín de estrategias, muchas de ellas desconocidas por nosotros y otras conocidas como virus, glaciaciones, enfermedades, volcanes etc.

Una joya repleta de biodiversidad, Isla de Lobos, pocos lugares quedan en nuestras costas con equilibrio. Aunque en este caso le tendrían que cambiar el nombre, ya que su gran amigo el ser humano extinguió a la foca monje de toda la costa española, incluidos islotes deshabitados como en la foto.

Si el próximo verano tenemos el lujo de poder bañarnos en un río o en un océano, recuerda que no importa si hay chiringuito, si puedes dejar el coche cerca, si pasaron las absurdas máquinas para alisar la arena o si te han hecho un camino de cemento para que no te manches los pies, lo importante será que nuestras playas tengan la máxima biodiversidad posible, al igual que nuestros montes, ya que un lugar con mucha biodiversidad es un lugar equilibrado, por lo tanto un lugar saludable.

Vamos a respetar y a dejarle espacio a cada uno de los seres vivos, ya que si no la tierra se equilibrará cada vez más virulentamente

Este equilibrio nos lo muestra a diario la naturaleza de mil formas diferentes, como con esta hermosa flor de Passiflora Caerulea
Canarias tiene muchas zonas equilibradas y muy saludables, como esta foto en el bosque de los tilos.
Recuerda que somos parte de ella, necesitamos sentirla, aparecimos ahí.
El parque de Muel es un oasis que amortigua las altas temperaturas y la baja humedad de la zona.

Nadie diría que este lugar de la fotografía lo modificó el ser humano hace cientos de años realizando una presa, creando un lugar equilibrado y utilizando solo materiales naturales, todo lo contrario a las técnicas agresivas con el medio ambiente que se realizan en la actualidad para abastecernos de agua, y eso que hoy en día supuestamente  hay más conocimientos y una mejor tecnología para poder afrontar estos proyectos.

 

El contacto con la naturaleza es algo vital, y hoy en día mucha gente tiene que conducir muchos km para poder respirar aire puro y encontrar lugares sanos con equilibrio.

Así que si a las 4 de la mañana del quinto día de aislamiento me he desvelado y se me ha ocurrido escribir esto, tal vez sea el momento de debatir este tema como familia y como especie. Y nunca olvidar que el máster o la carrera más importante es la del respeto mutuo y conexión con la naturaleza, ya que de ella aprendemos todo.

Esa mirada es de mi gran compañero, posiblemente un afectado de nuestro egoísmo, esos ojos solo dicen que todo es más simple. De momento el resto de la naturaleza respira y el ser humano recapacita.