El jardín botánico de Río de Janeiro.

El jardín botánico de Río de Janeiro, es una de las mayores colecciones de plantas del mundo, con más de 150 hectáreas es una autentica joya natural, donde se pueden observar más de 6000 especies de flora brasileña y extranjera.

Esta colección de plantas, combinado con su clima tropical, los monumentos históricos que están integrados en el jardín, y con sus maravillosas vistas al Cristo Redentor y a la selva de Tijuca, convierten a este jardín botánico de Río de Janeiro, en uno de los grandes a nivel mundial.

 
Un hermoso camino de palmeras nos da la bienvenida
Etlingera elatior - Bastón del emperador
Un jardín es para disfrutarlo de muchas maneras
Fotografía de Heliconia sp.
Fotografía de Heliconia sp.

Debido al clima tropical de Río de Janeiro, el jardín botánico es recomendable visitarlo cualquier época del año, ya que no hay estaciones marcadas, y casi cualquier especie puede estar en floración en diferentes estaciones.

Flor de Fuego - Combretum fruticosum.
Tucán - Ramphastos vitellinus.
Vistas de parte del Jardín.

Biodiversidad

Hay infinidad de especies que son muy difíciles de encontrar en otros jardines botánicos y algunas de ellas en peligro de extinción.

Tiene diferentes invernaderos, con grandes colecciones de bromelias y plantas carnívoras entre otras.

Entre sus instalaciones se encuentra el Museu do Meio Ambiente, el primero de América Latina exclusivamente dedicado al tema ambiental. Su objetivo es la conservación de la biodiversidad..

También hay laboratorios donde realizan investigaciones sobre algas, biología molecular de las plantas, semillas y, especialmente, la conservación de la Mata Atlántica, uno de los ecosistemas más importantes del mundo, que en los últimos años ha perdido mucha extensión y está gravemente amenazado.

 
Cristo Redentor desde el jardín.

En muchas zonas del recorrido son espectaculares las vistas hacia la selva de tijuca y las montañas, junto con el Cristo Redentor. En todo momento, se te olvida que estas estas en una caótica gran ciudad.

En muchas zonas del jardín tienes la sensación de estar en la jungla, hay un gran número de especies que tienen raíces aéreas y producen lianas, y una gran cantidad de plantas parásitas colgantes.

El agua como en la mayoría de los grandes jardines, es un elemento principal que se puede observar en todas las zonas, ya sea por canales de riego, o por los diferentes estanques que hay en el jardín.

Es un jardín muy extenso

Hay que dedicarle todo un día para poder observarlo y aun así nos dejaremos partes por visitar.

En el jardín destaca la flora de las selvas brasileñas, junto con especies de zonas tropicales de todo el mundo.

Ixora coccinea

Si visitas Río de Janeiro y eres un amante de las plantas o la fotografía, no puedes dejar de visitar este Jardín Botánico. La entrada en 2015 costaba poco más de 2 euros, 9 reales y realmente vale la pena dedicarle un día.